miércoles, 17 de junio de 2015

Al amor

¿No me quieres?
y de diestra a siniestra 
con engaño respondí.

Nuestras ropas caídas 
no sabían de géneros, 
las manos que me acarician 
y los labios que me besan 
¡qué género ha de tener, 
qué tiempo!

Si teniéndolo en mis manos
cierro los ojos,
qué género ha de tener.